5 Claves para tener fotografías que SI vendan en tu tienda online

¿Has pasado tiempo diseñando y creando un producto que quieres mostrar al mundo y ahora está listo? Hoy traemos unos consejos para esta nueva aventura; la imagen juega un papel fundamental en la decisión de compra de tu cliente, y en este artículo te presentamos la forma más fácil y económica de tomar las mejores fotos para tus productos.

La iluminación, la configuración del espacio, la cámara y posteriormente la edición, determinan el resultado de toda sesión, por lo que comprender los conceptos básicos de la iluminación, ayudará a lograr fotos de productos espectaculares que puedas usar en tu sitio web y en tus labores de marketing.

El acceso a un estudio fotográfico y a todo el equipo necesario para tomar fotografías de productos profesionales es difícil para la mayoría de los comerciantes. Por lo anterior, en este artículo te explicaremos cómo puedes aprender a gestionar la iluminación natural por ti mismo para poder sacar bonitas fotos con un smartphone o una cámara profesional.

1. Condiciones de luz
2. Utiliza la luz natural
3. El fondo es muy importante
4. Explora distintos ángulos de cámara
5. Cámara, acción y edición

1. Condiciones de luz

Evidentemente no existe una solución única para todos, cada producto requiere una iluminación diferente y depende de ti determinar qué funciona mejor para tus productos. Una vez domines los conceptos básicos, deberás ponerlos en práctica, mediante prueba y error y hasta que encuentres la mejor forma.

Hablemos entonces de la luz. La iluminación natural a través de una ventana es la solución ideal por varias razones; en primer lugar, es fácil tener acceso a una ventana. En segundo lugar, la luz natural que entra por una ventana proviene de una sola dirección, esto crea sombras naturales, lo que genera un efecto 3D y agrega textura a su producto. Tomar fotos junto a una ventana debe hacerse en el momento más brillante del día, recomendablemente.

¿Es un día completamente soleado o está nublado? Sin embargo, para lograr el aspecto que desea, es posible que la luz solar total no sea lo que necesita. Aquí es donde entra en juego la práctica y saber lo que quieres conseguir con tu foto.

Como puedes ver a continuación, la luz natural puede marcar una gran diferencia en las luces y las sombras de tus fotos.

2. Utiliza la luz natural

Una buena iluminación natural es fundamental para conseguir imágenes perfectamente definidas. Al controlar las sombras creadas a partir de la luz natural, se puede agregar un elemento de interés a las fotos de tus productos.

Pero una de las cosas más predecibles de la madre naturaleza es que es impredecible, por lo que la iluminación natural también cambia de minuto a minuto. Por lo tanto, debes estar preparado/a para cualquier eventualidad climática.

Observa cómo cambia la luz a lo largo del día para determinar el momento mejor iluminado en el lugar particular donde deseas tomar las fotos.

Ahora,

existen tres términos que debes conocer para iluminar tu producto con luz natural:

  1. La iluminación frontal es cuando la luz natural se enfrenta a su producto.
  2. La retro iluminación es cuando el producto se ilumina desde atrás.
  3. La iluminación lateral es cuando la luz proviene de un lado del producto.

Independientemente del ángulo de iluminación que prefieras, es importante tener en cuenta que cada uno proyecta una sombra en el lado contrario.

Para comenzar a usar la luz natural, coloca una mesa o silla junto a una ventana grande y coloca también una sábana blanca grande contra la pared. Esto le dará la combinación correcta de buena iluminación y sombras suaves. El truco consiste en evitar la luz solar directa, ya que la misma entorpece la foto creando sombras oscuras que resultan antiestéticas.

Si el sol es demasiado fuerte, aún puedes realizar la sesión de fotos. Solo pon una hoja blanca delgada contra la ventana para difuminar y suavizar la luz, para crear un efecto menos severo. Trata de evitar la luz intensa a toda costa, ya que a menudo hará que los colores parezcan más saturados y resaltará incluso el defecto más pequeño.

No temas jugar con el ángulo del reflector para encontrar el equilibrio adecuado entre sombras e iluminación. Al fotografiar un producto con luz de fondo, intente colocar el reflector delante del producto de modo que la luz natural pueda rebotar en él.

Los productos con iluminación lateral pueden producir sombras particularmente duras, así que asegúrate de tener un reflector a la mano para que la luz rebote en las sombras y las suavice.

3. El fondo es muy importante

El fondo debe ser siempre blanco, ya que este color refleja la luz natural sobre el producto, obteniendo así una foto con iluminación uniforme, y es especialmente útil en el proceso de edición, ya que facilita la eliminación del fondo de la imagen.

Si los productos que estás fotografiando son pequeños, puedes colocarlos sobre una mesa con una hoja grande de papel blanco pegada a la pared detrás del producto, o puedes empujar una silla contra la pared debajo de una ventana grande. Si está fotografiando objetos más grandes, compre un rollo de papel tapiz blanco y pegue tiras largas a la pared. Incluso podrías usar una gran sábana blanca y dejar que la gravedad haga el resto.

Esta foto fue tomada contra una pared blanca, dejando espacio para un reflector y una cámara. El fondo es un papel blanco resistente, doblado en una forma ligeramente curva; esto ayuda a que el fondo parezca transparente y permite que la luz rebote en el producto también. Y si no tienes abrazaderas, puede pegar el papel a la pared y la parte inferior al piso, buscando siempre mantener la ligera curva en el papel.

Es esencial establecer bien el fondo para asegurarse de que no se mueva durante el proceso de fotografía para que pueda lograr resultados consistentes; incluso el cambio más pequeño afectará a las luces y las sombras.

4. Explora distintos ángulos de cámara

Ofrece a tus clientes tantas perspectivas como sea posible, para mostrar las características clave de tus productos. El objetivo final es fotografiar el producto desde todos los ángulos, para brindar a los clientes una vista de 360 ​​grados del artículo. Las fotos de tus productos deben responder visualmente a cualquier pregunta que las descripciones no expliquen completamente.

Recuerda: la imagen principal debe ser una vista frontal de tu producto; es una regla general. La recomendación es tener mínimo 13 imágenes adicionales, que resalten las características más importantes del producto.

Asegúrate de capturar los detalles más característicos del objeto. Captura primeros planos de la tela, detalles del patrón, textura e incluso, tus productos en uso también. Resalta cuando puedas, los elementos más detallados de tu producto, para aquellos clientes que podrían querer inspeccionar de cerca.

Para aquellos que son nuevos en la fotografía de productos, recuerden que es mejor mover el producto en lugar de mover la cámara. Simplemente, mantén el producto en el mismo lugar y gíralo en su posición. Esto significa que tus tomas finales se enmarcarán de la misma manera. Así, podrás mantener la coherencia, ahorrando tiempo en edición posterior.

Explora! Intenta fotografiar el producto desde arriba, en lugar que directamente desde el frente. Tomar fotos desde arriba te permitirá incluir más elementos en tus imágenes, lo cual es útil cuando deseas mostrar una línea de productos o una foto en contexto. ¿O por qué no intentar disparar desde un ángulo bajo, haciendo que el producto parezca más grande?

5. Cámara, acción y edición

¡Finalmente, alista tu cámara!

Recomendamos asegurarse de que tu trípode esté en línea con el producto que está fotografiando, ya que esto facilita el ajuste de la configuración mientras toma las fotos.

No se puede negar que usar una cámara profesional es la solución ideal para tomar fotos de productos. Pero no dejes que eso te detenga. La tecnología de los teléfonos inteligentes ha avanzado año tras año y la mayoría de ellos tienen excelentes cámaras integradas.

Algunos consejos al tomar fotos de productos, utilizando un smartphone:

  • Evita la función zoom, ya que esto reduce significativamente la calidad de la imagen
  • Evita la cámara selfie, ya que la cámara frontal no es tan buena como la trasera
  • No utilices flash, ya que esto sobreexpondrá la foto y distorsionará los colores
  • Evita las distracciones o el fondo oscuro, toma siempre tus fotos sobre un fondo blanco liso
  • Evita la edición excesiva, esto reduce la calidad de la foto

Otros factores que puedes ajustar son la relación de aspecto, el temporizador, las cuadrículas y los niveles, así como el recorte de resaltado, que te muestra con precisión qué está sobreexpuesto en la imagen. Una vez que haya tomado sus fotos, puede ajustar el color, la exposición, el tono y el contraste utilizando software de edición, como por ejemplo Lightroom CC, que cuenta también con una versión móvil.

Ahora que lo tienes todo configurado, es hora de empezar a hacer fotos. Definitivamente tendrás que hacer ajustes a lo largo de la sesión, pero la práctica siempre hace al maestro. Diviértete y abraza tu creatividad; toma muchas fotos con mucha variedad de ángulos diferentes!!!

Fuentes de Referencia:

Shopify ES Blog
Texto original de Rachel Jacobs.

Fuerte abrazo y saludos!!!!

This entry was posted in Sin categoría and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *